Obituario de Josefina Perez

Josefina Pérez, 88, de Amarillo, Texas, falleció el 15 de Abril, 2019 en su hogar. Fue atendida cariñosamente por sus hijas, Flor y Ana Pérez.

Ella nació el 28 de Febrero, 1931 en Lagos de Moreno, Jalisco, México.

Era miembra  de la iglesia Cristo Viene y fue bautizada en el nombre del Señor Jesucristo hace 30 años.

Su trabajo era de costurera y sastrería y cuidando sus hijos.

Le sobreviven 10 hijos:
Alfred Pérez, Juan Manuel Pérez, Carlos Alberto Pérez,  Laura Pérez,
Rosalba Pérez,  Ana Isabel Pérez,   Maribel Pérez,  Flor María Pérez,
Roberto Pérez, y Leonardo Pérez

35 nietos, 16 bisnietos, 1 tataranieto

El velorio tendrá lugar el viernes en la sala de la Iglesia “El Santuario” Iglesia Pentecostal Unida de Amarillo a las 11:00 am – 7:00 pm

El servicio fúnebre tendrá lugar a las 9:30 am en la misma iglesia el día sábado.

La dirección de la iglesia:
El Santuario IPU de Amarillo
1345 SE 15th Ave y Roberts 79102

La sepultura se llevará acabo en el cementerio Llano después del servicio

_____________________________________________________________

Madre mía,
Sabemos que no fuisteis perfecta, pero fuiste nuestra Madre, la Mujer que Dios eligió para que nos cuidara y nos guiara en la vida.
Tu vida no fue perfecta, pero fuiste una buena madre. Nos vas a ser de mucha falta a nuestras vidas. Llevaste la mitad de nuestros corazones, apenas te fuiste y ya te extranamos.

A pesar de tu fuerte character, siempre nos amaste y cuidaste. Fuiste madre soltera y eso tiene un gran mérito. Te gustaba que todos nos sentáramos juntos a la mesa, disfrutando lo que cocinabas para nosotros.   Recordamos  cómo te gustaba comer la sandía; aún una vez comió toda la mitad sola con una cuchara!
Disfrutabas mucho tu trabajo de costurera, cociendo un lindo vestidos de novia y otras cosas.

Ay, madre como te vamos a extrañar,  todos tus hijos te vamos a extrañar tanto! Damos gracias a Dios por haberte tenido por todos estos años.
Te amamos y te recordamos por siempre.
Nuestro consuelo es saber que estás en un mejor lugar donde no hay dolor, ni enfermedad, sino  Gozo sin par.
Te amamos, Mamá. Que descanses en paz.