Manuel Gonzalez Beltran

Nuestro padre fue un gran orgullo para todos nosotros.  Vino a este mundo a demonstrar a toda la gente que lo rodeaba que no hay cosas imposibles de los sucesos de la vida que te puedan pasar que no se pueda superar.  Fue un señor guerrero.  Busco la amera de sacar adelante a su familia a raíz de su accidente.  Fue una persona muy trabajadora dando ejemplo a todos, fue una persona amable.  Le encantaba salir y sentarse afuera de su casa y no faltaba quien llegara acompañarlo y platicar con él.

Nosotros como sus hijos podríamos decir mil cosas buenas de el, pero lo reducimos en un padre que nos cuidó, nos dio mucho amor y muchas enseñanzas; nos guio por el mejor camino que él pudo.

Gracias Dios por darnos un padre como el y por permitirnos tenerlo todos estos años.  Nos reconforta saber que ahora ya esta en un lugar mejor.

¡Mi amado esposo! Nos conocimos de toda la vida.  Vivimos en el mismo pueblo, tenemos 54 anos de casados, tuvimos cinco hijos hermosos.  Le doy gracias a Dios por el tiempo que me lo presto.  Lo cuide con todo mi amor y paciencia hasta el fin de sus días.  Me reconforta saber que el ya esta en un lugar mejor, respetando la voluntad del Señor.

Abuelo, fuiste un abuelo muy cariñoso cuando llegábamos de visita.  Siempre pendiente de tenernos nuestros jugos y papitas y huevitos sorpresa era su manera de chiflarnos.  De consentirnos nos regalaste muchos abrazos y sonrisas y tu mirada de amor.  Te mostrabas feliz de tenernos contigo.  Mil gracias abuelo, te amaremos por siempre.

El Servicio de Oración será alas 4:00 p.m., viernes, dia 8 de diciembre en la Capilla de la funeraria Lighthouse, 3707 Wolflin Ave.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *